Cloud VPS es un témino que está a la orden del día. Con una oferta cada vez más amplia, encontrar un servidor adecuado a nuestras necesidades y presupuesto puede resultar una tarea compleja. Intentaré arrojar un poco de luz sobre este tema, basándome en mis propias tribulaciones.

Características de un cloud VPS

La principal diferencia entre un cloud vps y un servidor privado virtual tradicional esta en el hardware que los soporta. 

En un servidor privado virtual tradicional partimos de una máquina física potente se divide en varias máquinas independientes más pequeñas. El punto débil de este servicio es que un fallo en la máquina física afecta a todos los servidores virtuales alojados en ella. Por otra parte salvando las limitaciones impuestas por el hardware, los usuarios de las VPS tienen un control exhaustivo de los recursos asignados. El servicio está disponible desde 2001 aproximadamente y habitualmente tiene un coste fijo mensual. 

Por otra parte, un Cloud VPS se sustenta en una infraestructura especial independiente del hardware subyacente. Esto permite una asignación de recursos más precisa y eficiente, a la vez que proporciona una tolerancia mayor frente a fallos de hardware. Uno de los primeros proveedores en ofrecer este servicio fue Amazon, quien cerca de 2006 comenzó a alquilar su infraestructura. Al poco tiempo Google, Microsoft y otros proveedores comenzaron a prestar este tipo de servicios.

La independencia del hardware, permite modificar los recursos asignados a cada servidor de forma casi inmediata. También podemos escoger entre una mayor variedad de sistemas operativos y aplicaciones instaladas. El servicio Cloud VPS suele ser facturado por tiempo de uso, de esta forma, pagamos únicamente por los recursos que consumimos, lo cual en muchos casos lo convierte en una opción más atractiva que un VPS tradicional.


Como seleccionar un servidor VPS

La principal ventaja de un Cloud VPS es que tenemos un control muy preciso sobre sus principales características físicas (RAM, CPU y Almacenamiento). También decidimos el sistema operativo y todos los aspectos del software a instalar. Sin embargo, reservar recursos tiene un coste, si nos equivocamos terminaremos pagando mucho más de lo necesario. Por tanto el objetivo principal es encontrar un equilibrio coste-rendimiento adecuado.

En segundo lugar, debemos considerar las opciones disponibles para gestionar el servidor. Usar las herramientas  adecuadas nos faciltará el día a día, independientemente de nuestros conocimientos técnicos. Por suerte, tendremos donde elegir.

Personalmente, tengo esta web está alojada en Amazon EC2.. Es una instancia t2.small, que he modificado a mi gusto, sin más inconvenientes que algunos segundos de inactividad cuando he tenido que reiniciarla para aplicar los cambios.

Además de la web, la instancia proporciona otros servicios que utilizo en mi trabajo diario. Estoy satisfecho con su rendimiento, y no necesito realizar benchmarks para confirmarlo. 

Su coste mensual es de $16, lo cual se aproxima a la media del mercado y lo que es más importante puede asumir picos de carga elevada sin penalizar el rendimiento y sin que esto dispare su coste. Es otra ventaja de un Cloud VPS.

Caso concreto: Cloud VPS para pruebas y desarrollo

Llevo tiempo buscando un servicio con prestaciones equivalentes para tener una máquina que pudiese dedicar a pruebas y desarrollo. En este caso, el objetivo principal es no superar 5€/mes de coste

AWS ofrece instancias a 5$/mes, pero sus 512MB de RAM no son suficientes para trabajar holgadamente con WordPress y otros gestores de contenidos. Google Cloud tiene instancias gratuitas con 640MB de RAM, pero la situación no mejora. Después de probar ambos servicios comencé a buscar alternativas que ofrezcan como mínimo 1GB RAM sin superar el presupuesto fijado.

El precio debe ser final, por ejemplo Hostinger ofrece un VPS por 3,95€/mes, pero para tener ese precio hay 4 años por adelantado. Si intentamos contatar el servicio, veremos que el precio real es muy superior

Hostinger parece un buen proveedor de servicios, pero no es lo que busco. También descarto ofertas como la de 1&1 Ionos, donde pasados los 6 o 12 meses tenemos un precio considerablemente mayor. 

Como ninguna de las opciones que encontré se adaptaba a lo que buscaba, opté por una solucion intermedia: una instancia t3.small de amazon EC2. La enciendo cuando voy a trabajar con ella y la mantengo apagada el resto del tiempo. Como ya dijimos, la facturación en un Cloud VPS es por horas de funcionamiento. Con mi uso habitual me mantengo en el límite de los 5€ mensuales.


Clouding.io - un Cloud VPS español con todo lo necesario

Al final encontré lo que buscaba y además en casa.

Clouding.io es una empresa española, especializada en servidores Cloud VPS, quepone a nuestra disposición maquinas con prestaciones equiparables a los proveedores más populares y con un rango de precios muy ajustados.

Ofrecen una enorme flexibilidad para personalizar los recursos de nuestras instancias, con gran variedad de sistemas operativos (incluyendo Windows 10 y Ubuntu Desktop). También disponemos de imágenes con los paquetes más habituales preinstalados.

A juzgar por las opiniones en la Red, ofrecen un servicio de calidad y el saldo inicial que ofrecen justifica que, por lo menos, probemos su funcionamiento.

Lo he probado y estoy más que convencido. En apenas unos minutos tenía las diferentes configuraciones funcionando y listas para mis trastadas habituales. Al final me he decidio por un servidor VPS de 1GB RAM, 10GB HD y LAMP instalado sobre Ubuntu 18; todo por 3,50€/mes. 

Encaja en mi ajustado presupuesto y soprendentemente, queda suficiente RAM para mis pruebas y ojalá tenga que ampliarla,.

La guia con los detalles de la configuración está disponible aquí

¿Y tu que puedes aportar? Cuéntanos tu experiencia.Tus opiniones y comentarios son bienvenidos.

0 0 vote
Valoración del artículo
Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments