Después ce mucho tiempo haciéndolo para otros, finalmente me he decidido a crear mi propia tienda online. Aunque está totalmente operativa (podéis verla aquí), todavía me queda bastante camino por recorrer hasta que esté a mi gusto y sobre todo, generando beneficios. .

Gestionar una tienda online es una experiencia completamente distinta a implementarla para otra persona. Conocer las dos caras de la moneda me ayudará a facilitar la tarea a quienes se adentren en este camino. O eso espero.

Crear tienda online - Consideraciones iniciales

Si buscamos "tienda online" en Google el 70-80% de los resultados nos venderá la idea de poner en marcha nuestra tienda. Sobre todo en un tiempo récord y prácticamente sin coste. Resumiendo, tenemos un sector que crece  exponencialmente, por tanto, es un crimen no aprovechar una oportunidad tan buena.

Cometeremos un grave error si lo hacemos así por las buenas. Si nos apetece divertirnos o sufrir un poco vale, pero si vamos en serio debemos tener claro algunos puntos:


1. Objetivo de la tienda

Lo primero será decidir que vamos a vender y sobre todo a quién. Esto nos obliga a realizar un estudio de mercado o nuestro proyecto estará condenado al fracaso. En un negocio físico nos lo pensaríamos antes de gastar nuestros recursos en mercancías, local, permisos, etc. Aquí tenemos que hacer lo mismo aunque la necesidad no sea tan evidente.

Y como en cualquier negocio físico estamos obligados a proporcionar servicios y productos que solucionen necesidades existentes. Sin olvidarnos de ofrecer algún valor añadido que nos diferencie de la competencia y haga que nuestros clientes nos tengan en cuenta para su siguiente compra.

En mi caso, con frecuencia asesoro a mis clientes hasta encontrar la solución que mejor se adapta a sus necesidades y presupuesto. Ellos adquieren el material necesario directamente del proveedor y yo si procede hago el resto del trabajo. No veo mucho sentido a encarecer un producto por abrir la caja que lo contiene.

Gestionar mi propia tienda online me permite, además de las venta directa,  ofrecer a mis clientes un servicio completo. Por otra parte, es un buen elemento para mi portafolio de trabajos realizados y por último, acumularé una experiencia mas completa que me ayudará a poner en marcha proyectos de este tipo de una manera más eficiente.


2. Tipo de tienda que usaremos

A grandes rasgos, podemos definir 4 modelos de tienda online:

  • Fabricación propia: ¿eres un fabricantes y produces algún bien de consumos? Genial, solo  necesitas encargarte de subir tus productos y enviarlos cada vez que se produce una venta.
  • Compra de stock: En este caso venderás productos adquiridos previamente a un proveedor. Los tendrás almacenados y se envían según los pedidos recibidos
  • Dropshipping: Esta opción nos libera de muchos gastos y buena parte del trabajo. No gestionamos stock y nuestro proveedor se encarga de la logística por nosotros. Cada vez que recibimos un pedido le pasamos los datos y ellos lo mandan al cliente final.
  • Afiliación: Muchas veces, no será tienda tal y como estamos acostumbrados. Estaremos promocionando y vendiendo productos de terceros a cambio de una comisión. De todas las opciones es la que requiere una menor implicación por nuestra parte.

Cada tipo  de tienda tiene sus pros y sus contras y tendremos que encontrar un equilibrio adecuado entre los riesgos asumidos y los beneficios. Como siempre no hay solución universal. Por ejemplo,  si tenemos una tienda física, la tienda online puede ser un canal de venta adicional y gran parte de los gastos iniciales asociados a la gestión de stock los tendríamos cubiertos.

Si optamos por por trabajar sin stock Dropshipping es quizás la mejor alternativa para una tienda tradicional. Eso sí, debemos ser muy cuidadosos al elegir nuestro proveedor, y centrarnos en productos que nos permitan aportar nuestro sello personal, para poder destacar frente a nuestra competencia..

Tanto si somos dropshippers o afiliados estaremos obligados a probar en carne propia primero la calidad de los servicios.Evitaremos sorpresas desagradables a nuestros clientes y no olvidemos que si hacemos dropshipping, nosotros somos los responsables ante los compradores finales.


3. Escoger la plataforma adecuada para crear la tienda online

Una vez que hemos decidido que vamos a vender y como, llega el momento de poner en marcha la tienda. Si nos hemos decidido a vender como afiliados lo tenemos relativamente fácil. En la mayoría de los casos será suficiente con añadir los enlaces correspondientes a nuestro contenido habitual.

En cualquier otro caso tendremos que elegir nuestra plataforma de ventas. Hay mucho donde elegir. En plataformas como Shopify o Etsy es suficiente proporcionar nuestro email y la plataforma nos creará la tienda tienda online. Básicamente solo necesitaremos subir nuestro catálogo de productos para empezar a vender. Si queremos despreocuparnos de la parte técnica, esta es nuestra opción. Dependiendo de cada plataforma tendremos a nuestra disposición diferentes herramientas para acomodar la tienda a nuestras necesidades. Su principal inconveniente es que nuestras opciones estarán limitadas y tendremos gastos adicionales que reducirán nuestros beneficios

Por otra parte, están los sistemas como Prestashop, WordPress + Woocommerce y Magento (por mencionar los más usados) que nos darán un control completo sobre todos y cada uno de los aspectos de la tienda. Tendremos que esforzarnos más, pero tendremos total libertad para hacer las cosas a nuestro gusto.

Y para finalizar, existen plataformas específicas para determinados sectores como el inmobiliario. Aquí cuestiones como gastos de envio y formas de pago son menos relevantes dado el tipo de producto en venta.

Principales plataformas para tiendas online​​​

¿Qué plataforma es la mejor? Respuesa rápida: Todas y ninguna. Como siempre, todo depende de nuestras conocimientos y el tipo de tienda que queremos crear. Repasemos brevemente las de mayor implantación: 

Shopify 

Es muy fácil de configurar, cuenta con una interfaz de usuario amigable e incluye el hosting. Su gran ventaja es que podemos configurar prácticamente todos los aspectos de la tienda sin necesidad de programar, utilizando las numerosas herramientas disponibles para ello.

Su desventaja es que tendremos que pagar una suscripción mensual a partir de 29$ y también comisiones por cada venta. Y para implementar algunas funcionalidades tendremos que programar (o contratar a un especialista que nos haga el desarrollo)

Puede ser la opción adecuada si tenemos poca experiencia técnica.

Magento

Magento es casi el extremo opuesto as Shopify, necesitaremos experiencia en programación web para implementarlo, en caso contrario necesitaremos contratar servicios profesionales. También es más exigente con los requisitos del servidor que el resto de plataformas.

Es una plataforma extremadamente potente y versátil, que permite crear cualquier tipo de tienda online. Sin embargo por su elevado coste de mantenimiento suele utilizarse para proyectos grandes,

Prestashop

Prestashop es una de las plataformas más utilizadas. ¿Sus ventajas? Es gratis, de código abierto y ofrece un sinfín de posibilidades para personalizar nuestra tienda online y hacerla única. Resumiendo, tendremos unas prestaciones comparables a las de Magento, pero en condiciones mucho más asequibles.

Incorpora de base soporte multilenguaje y aunque no es tan intuitivo como Shopify o Woocommerce, Prestashop es una buena opción para casi todo tipo de proyectos. Las últimas versiones han mejorado mucho en este aspecto.

WordPress + WooCommerce

En el caso de WordPress, tenemos  diferentes  plugins para convertir nuestro CMS favorito en una tienda online. El más utilizado sin dudas es Woocommerce, aunque si no vamos a trabajar con productos físicos, Easy Digital Downloads es una opción a tener en cuenta.

La principal ventaja es las facilidad para configurar y gestionar nuestra tienda. En el fondo estamos trabajando con WordPress. Esa es la principal diferencia con el resto de plataformas y es un arma de doble filo. Algunas tareas en teoría sencillas pueden resultar más complejas de lo esperado. Pero la gran ventajas es que en muchos casos, podremos apañarnos nosotros mismos.

Si lo que buscamos es una tienda que nos permita tener un control completo, sin tener que convertirnos en desarrolladores expertos tenemos la solución adecuada. 

Hay muchas más plataformas. Solo tendremos que dedicar algo de nuestro tiempo para encontrar la que mejor se adapte a nuestras necesidades y capacidades. No estoy de acuerdo con recetas simplificadas al estilo Woocommerce para sitios pequeños, Magento para sitios grandes, Prestashop para intermedios y Shopify si no vas a programar.

Mi tienda tiene aproximadamente 3000 productos  activos (4000 en total). ¿Es grande? No lo sé, por ahora su tráfico es nulo, pero lo haré crecer. Lo que me importa es que Woocommerce la maneja sin dificultades. Me ha costado lograrlo, peros eso será otra historia.

Shopify permite crear tiendas muy chulas, con alto nivel de tráfico y ventas. Pero es necesario programar para aprovechar todo su potencial. Lo se, porque me encargo de ello. Pero es una realidad que para la inmensa mayoría el trabajo de gestión, mis servicios no son necesarios.

Usando Prestashop nos enfrentaremos a una situación similar. Puntualmente será necesaria ayuda profesional, para luego seguir adelante. Lo bueno es que podemos utilizarlo para todo tipo de proyectos con resultados satisfactorios.

Mi experiencia con Magento es mínima, pero la experiencia de sus mas de 170.000 tiendas actuales indican que hay que tenerlo en cuenta si o si.


Gestión de la tienda

Poner en marcha la tienda es solo el primer paso, de muchos. En realidad, esa es la parte "sencilla". En el momento en que tenemos la tienda en marcha tendremos que conseguir compradores y fidelizarlos en la medida de lo posible. 

Una tienda online no es una fuente de ingresos pasivos. Tendremos que convencer a nuestros clientes potenciales para que nos compren a nosotros. Como he dicho antes, solo lo lograremos si somos capaces de proporcionar algo que nos diferencie de la competencia.

Pero, primero nos tendrán que encontrar. Es decir tendremos que ocuparnos del SEO y del SEM, Y una vez en la tienda, la experiencia del usuario tiene que ser lo más fluida posible. Primero localizando los productos que le interesan y cuando llegue el momento de finalizar la compra todo debe ir sobre ruedas.

Algunas otras características a tener en cuenta son las siguientes:

  • Capacidad para configurar las categorías de productos. Si vendemos más de una decena de productos, tendremos que tener la tienda organizada. 
  • Capacidad para filtrar y localizar productos. El usuario debe poder encontrar lo que busca de una forma rápida e intuitiva,
  • Opciones de personalización de la página de producto. Tendremos que poder crear páginas únicas para cada producto, con toda la información relevante y desde luego atractivas visualmente
  • Funcionalidad de promociones y descuentos. A todos nos gustan las promociones.Son una excelente manera de hacer ventas adicionales si hacemos un buen uso de ellas
  • Soporte para procesadores de pagos múltiples. A mucha gente le gusta usar sus procesadores de pago preferidos. Ofrecer diferentes opciones nos permitirá ganar la confianza de nuestros clientes.
  • Diferentes opciones de envío. Al igual que con el pago, mientras más opciones podamos presentar mejor. Tendremos clientes que necesiten una entrega urgente, otros que puedan esperar o que les venga mejor recoger ellos mismos los productos.
  • Información analítica. Es vital conocer a los clientes, de esta forma podremos satisfacer mejor sus necesidades y generar ingresos recurrentes.

Es en esta tarea donde veremos las diferencias importantes entre cada plataforma y la respuesta solo puede ser una: usaremos aquella con la que estemos más cómodos y posiblemente probaremos más de una hasta encontrar la definitiva.

Conclusión

En la actualidad, crear una tienda online mucho más fácil que nunca y posiblemente una buena oportunidad de negocio. 

Casi con cualquier plataformas de ecommerce tendremos la tienda online funcionando en cuestión de horas. Sin embargo eso es solo el principio de un largo camino. Asegúrate de revisar otras opciones para encontrar la plataforma que mejor se adapte a ti. 

¿Tienes ya tu tienda o planeas montar una? ¿Qué plataforma prefieres? ¡Comparte tus experiencias en la sección de comentarios a continuación!

Si tienes alguna duda o proyecto en mente no dudes en contactar conmigo

0 0 vote
Valoración del artículo
Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments